No todo es color de rosa

PORTADA CUBO MARAVILLOSO

 

 

Y es cierto. Eso se ve en el Cubo Maravilloso. Allí todos viven un momento de colores. Básicamente los primarios, y se aprende mucho a través de ellos.

Este stand, uno de los preferidos por grandes y chicos ya que se lleva mucho de los aplausos, para no decir luces. Porque justamente ellas, cuando todo se queda a oscuras dentro de él, son las encargadas  de enseñar a los curiosos: ¿Qué es lo que hace que se forme el arco iris? ¿Un objeto tiene el color que vemos? Estas y otras preguntas son las que encuentran respuestas en este lugar.

Tres luces son las principales. Los colores primarios de la luz, verde, azul y rojo, son los encargados de mostrar diferentes fenómenos. Por ejemplos una descomposición aditiva, para ver como sumados forman la luz blanca, gracias a un cuadrado que posee un circulo en el medio. Y a la inversa mostrar como la descomposición sustractiva, a través de un círculo que se interpone, ver como se forma el negro, al ser un poco de esa luz que se saca.

La segunda parte del experimento es explicar cómo lo que vemos no posee un color, sino que es la luz que lo refleja que toma las diferentes tonalidades. “Los colores no poseen colores intrínsecos, sino que la luz que los iluminan”, comenta el expositor. Y continúa: “Si iluminas algo rojo con ese color, se va a ver, pero si iluminas algo verde, por ejemplo se verá negro”.

Al finalizar, la última etapa del stand se encarga de mostrar la descomposición de la luz. Con un prisma la luz se descompone en varios colores. Eso que lleva el nombre de refracción, además se ve en la naturaleza y es lo que más llama la atención: es lo que pasa al llover, cuando una gota de agua funciona como un prisma y se construye el arco íris.

A la salida, el expositor nos comenta la importancia de este cubo en medio de Cuatrociencia: “El hecho de que haya un fenómeno como la luz y estemos acostumbramos a verla, no siempre nos permite saber cómo la percibimos, saber cómo es el mundo que nos rodea. Lo importante es poder entender y ver que en algo cotidiano hay cosas mágicas. Poder disfrutar desde otro lugar, este mundo de luz que nos rodea”.


 


 

 

 

 

Notas relacionadas: https://cuatrociencia.unc.edu.ar/2013/03/20/el-cubo-maravilloso/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.