Con la ciencia para generar conciencia

portada conciencia sustentableLeticia nos recibe muy atenta y se dispone a contarnos lo que el stand de Conciencia Sustentable ofrece a los visitantes de la muestra.

 

Lo primero que se pregunta es si alguien sabe qué cosas conforman esta conciencia, para luego poder descubrir si se la posee, o sólo se la nombra y se la deja olvidada. Ahora bien, ¿actuamos pensando en las cosas que hacemos? ¿Sabemos bien que es la sustentabilidad? Estas y otras preguntas son las que se encargan de dilucidar en el stand número 2 del Pabellón Argentina.

 

Diferenciando chicos y grandes, poseen un test para conocer el grado de nuestra conciencia, donde hasta el más confiado puede titubear un momento. En el caso de los más chicos se les explica lo que es la sustentabilidad de una manera más práctica, por ejemplo analizando solamente sus acciones en el medio ambiente. Cuidar el agua y aprender a consumirla como se debe.

Para los más grandes el test pasa por varias etapas, donde se tiene en cuenta la dimensión económica y social. Así pueden reconocer si son consumidores responsables o no, a través de sus preferencias y las elecciones de productos para consumir. Y lo más importante, cómo sus acciones pueden presionar a las empresas para que adopte prácticas sustentables.

 

Para continuar deberíamos responder a la pregunta acerca de qué es la sustentabilidad. A través del test de los adultos, uno puede conocer qué es equilibrar las dimensiones social, económica y ambiental en el día a día. Su objetivo es contribuir a la conservación del planeta, en una sociedad más equitativa, sin descuidar el negocio. Aquí aparecen otros puntos como el nivel de trabajo y los estudios ambientales y laborales para no castigar ni al empleado, ni a la tierra en donde se ubica una supuesta empresa.

 

Lo que se intenta es despertar al ciudadano común. Que si bien muchas veces no tiene voz, a través de la acción directa, como la compra puede influir en las decisiones de la empresa. Pero para ello es necesario tomar conciencia de la problemática.

 

Úselo y no lo tire

 

En Córdoba capital, por año, se producen millones de kilos de basura electrónica, que no se reciclan y que no se pueden usar para el arreglo de otros artefactos. La pérdida no es sólo monetaria, si no que también se pierde en salud.

 

Por eso en este stand se reciben joysticks, celulares, cámaras fotográficas, pequeños electrónicos (sin pilas ni batería) y teclados que serán reciclados. Sirve para tomar conciencia sobre el accionar nuestro de cada día, y además para empezar a hacer algo por la sustentabilidad. “En el lugar de la ciencia, se genera conciencia” comenta Leticia.

 

[slideshow id=46]

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.