Jugando con el cerebro

portada cerebro

Manuel Novillo y Tomás Tessi fueron los encargados en toda la muestra de llevar los conocimientos de Neurociencias a la comunidad. La forma de hacerlo, fue didáctica para informar, prevenir y pensar. Obviamente, con el cerebro.

“La primera de las experiencias es una caja espejada, de un solo lado. Se le pide a una persona que tome y apriete objetos con un brazo y observe el reflejo del espejo. La mano oculta empieza a moverse cuando la persona está mirando. De esta manera se demuestra la importancia de la visión para el cerebro”, comienza Manuel mientras le comenta a una mujer que esto se utiliza para los que sufren del “miembro fantasma”, miembro amputado por alguna razón: con esta experiencia se ‘tranquiliza’ por engaño al cerebro, cuando empieza a generar malestar a la persona.

Además mediante videos se muestra el Efecto McGurk y cómo actuamos cuando prestamos atención. El guía le pide a una voluntaria que mire un video. Una alumna se sienta y sigue las recomendaciones. “Contá cuantos pases con la pelota de básquet dan las chicas vestidas de blanco”, le sugiere. El video empieza a andar, y la niña pone atención a lo solicitado, mientras que en el video también se ve un gorila y una cortina cambiando de color. La niña no se da cuenta.  Él lo explica así: “Esto pasa cuando se concentra la atención en un estímulo, naturalmente se bloquean otros estímulos por falta de atención. El cerebro bloquea mucha información que recibe y la selecciona. Esto es lo que pasa con los magos, quienes fijan la atención en una mano, mientras que en la otra sacan las cosas que hacen a la magia. Y mucho más importante esto es la explicación de porqué no hay que andar hablando por celular en el auto. La atención solo debe estar puesta en el camino”.

La izquierda es más linda

Otro de los experimentos es a través de imágenes. En uno de ellos se muestra una secuencia de tres fotos para ver en cuales la persona está enojada, en cual divertida y en cual es más atractiva. Se eligen las primeras porque son recreaciones de lados izquierdos, y el perfil izquierdo. “Esto es porque el hemisferio derecho traduce la expresión emocional y expresivo del lado izquierdo. La percepción es que el izquierdo es más lindo. Da Vinci se dio cuenta de esa asimetría facial y las aplicó en  sus obras como la ‘Mona Lisa’, por eso parece tan perfecto, más allá de los años”, explica basándose en varios estudios del caso.

Por último, llega el punto ciego. Allí, un estudiante se tapa un ojo y se hace coincidir el logo de Jóvenes Investigadores de Neurociencia (JIN) y la imagen desaparece. A medida que el estudiante se aleja, lo llega a ver. “La retina tiene en su tejido células fotosensibles (conos y bastones) que se excitan o relajan dependiendo del estímulo visual. Todo ese estímulo se debe traducir al nervioso, que se va a dar en el nervio óptico. Pero  en este hay ausencias de células fotosensibles, por lo que no habría células capaces de ver en ese punto” es la explicación científica para sorpresa de todos. Pero no termina ahí, Manuel finaliza diciendo: “Cuando destapamos el ojo, lo vemos a simple vista porque un ojo suplanta al otro y compensamos ese estimulo. Otra cosa es que la gente ve blanco porque el cerebro tiende a rellenar con información para no alterar”.

Re llenos de información estuvieron los chicos durante toda la muestra. Una muestra pensada e idealizada desde el Cerebro. Quien tuvo su lugar de excelencia desde mediados de marzo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.